Tienda de plumas estilográficas

Las plumas para escribir también son conocidas como plumas fuentes y siguen presentes en nuestra actualidad. Una pluma estilográfica es un instrumento utilizado para la escritura y el dibujo técnico, en un interior contiene un cartucho de tinta. Una estilográfica es un artículo que está destinado a perdurar en el tiempo por su singular estilo de escritura.

La tinta permanece dentro de la pluma y alimenta el plumín conforme se va escribiendo. En la actualidad se siguen utilizando como herramienta de trabajo, pero también hay un amplio grupo de personas que se dedican al coleccionismo de plumas estilográficas.

Ningún bolígrafo te proporciona el estilo de escritura personalizado que te ofrece una pluma estilográfica. Son esos trazos tan característicos que la han convertido en un objeto de gran valor para diseñadores y fetichistas de las plumas. Hay muchas marcas de estilográficas, así que hemos seleccionado las marcas más valoradas del mercado. También puedes encontrar recambios de tinta o estuches para plumas y plumines.

Las plumas estilográficas se consideran un invento nuevo en comparación con la antigüedad de la escritura. Según recogen las escrituras antiguas las primera plumas aparecieron en Egipto, ya en aquella época los arquitectos de pirámides utilizaban plumas de aves para dar forma a sus proyectos faraónicos.

No es hasta el año 1826 que se crea la primera pluma estilográfica recargable. El inventor fue Petrache Poenaru y fue patentada por el gobierno francés un año después de su creación. A raíz de ahí fueron varias las empresas que empezaron a fabricar plumas estilográficas, y muchas de estas empresas han seguido mejorando las plumas estilográficas hasta nuestros días.

En la actualidad se sigue investigando y mejorando todo el mundo que rodea a este tipo de escritura. Siempre tratando de mejorar el flujo de tinta y evitar posibles derrames. Van saliendo modelos nuevos de plumas, con diferentes tipos de recarga y materiales que antes no eran accesibles.

Debido a la gran cantidad de personas que se dedican al coleccionismo de plumas estilográficas, cada año van saliendo nuevas ediciones limitadas que adquieren un gran valor económico en el tiempo. Hay plumas únicas que se han llegado a vender por varios miles de euros en subasta, es posible que adquieras una estilográfica de edición limitada y de aquí unos años tengas un tesoro guardado en tu estuche de plumas estilográficas.

Estas son las plumas estilográficas más vendidas en nuestra tienda:

¿Por qué comprar plumas estilográficas?

Vamos a recorrer la historia de los plumines desde que se encuentra el primer prototipo, hasta llegar a los actuales diseños de estilográficas. Se tiene registro de la primera pluma con depósito datado en el siglo X. En aquel entonces eran utilizadas mojando el plumín en tinta para acto seguido escribir sobre el papel. Cabe destacar que en aquella época la calidad de la tinta y del papel complicaban mucho la escritura con plumas.

Como hemos visto anteriormente la primera pluma estilográfica recargable está registrada en 1826, por el inventor Petrache Poenaru. Pero no fue hasta mediados de siglo que se empezaran a fabricar en serie. Todo esto fue posible debido a nuevas patentes que mejoraron la escritura con estilográficas. La calidad del papel y de la tinta había mejorado notablemente, y los derrames y goteos casi formaban parte del pasado.

➤ El plumín de oro con punta de iridio fue una de las mejoras introducidas en las estilográficas para mejorar la escritura con pluma

En 1880 fue realmente cuando se empiezan a fabricar plumas estilográficas en cantidades industriales. Sin darse cuenta se habían convertido en la herramienta preferida de escritores y dibujantes, se había avanzado tanto en la fabricación de plumines que los fallos de escritura ya casi no existían.

Antiguamente las plumas estilográficas se recargaban desatornillando una parte del depósito hueco, y rellenando de tinta hasta casi llegar al borde del depósito. Los recambios de tinta no se habían inventado todavía, y es que por aquella época todavía no se había inventado el plástico. Os he comentado que habían conseguido una escritura muy limpia, pero el problema venía a la hora de recargar la pluma, ahí si había auténticos problemas de manchas y derrames.

Casi entrando en el año 1900 inventaron un nuevo sistema de llenado. Se empezaba a trabajar con materiales más flexibles, y fue posible mejorar el método que se utilizaba para llenar la pluma de tinta. No obstante seguía siendo un engorro tener que pararse a cargar la pluma de tinta. En esta época entran en escena dos grandes marcas de la industria estilográfica: Sheaffer y Parker, cada uno diseñó un modelo para olvidarse por fin de los escapes de tinta.

➤ Se inventó un plumín de seguridad que permitía guardar la tinta con un tapón de rosca

Con este singular invento se dieron cuenta que la tinta permanecía atrapada, y los derrames de tinta al escribir ya estaban casi solucionados. Este invento hizo que la empresa Waterman despuntara sobre las demás y consiguió que su plumín de seguridad fuera el más vendido en el año 1907.

En el año 1929 entra en escena el alemán Gunter Wagner que fue el encargado de dar vida a la marca Pelikan. Ya en 1920 las plumas estilográficas se fabricaban en diferentes colores y diseños, la tecnología había avanzado lo suficiente para crear un amplio catálogo de plumas estilográficas.

Entre 1940 y 1950 aproximadamente, las empresas Parker y Sheaffer volvían a entrar en escena con dos de sus modelos clásicos mejor valorados. Estos modelos fueron la pluma Parker 51, la Sheaffer Triumph y la estilográfica Eversharp Skyline. Unos pocos años después llegaron los bolígrafos, que no se podían haber inventado antes de no ser por los grandes avances que han ido sucediendo en lo largo de la historia de las plumas estilográficas.

Se puede decir que las plumas junto con los lápices y el papel, han sido clave para fabricar el amplio abanico que tenemos actualmente para escribir o dibujar. Es increíble ver los avances que poco a poco ha ido teniendo la escritura antigua. Ya quedaron atrás los años que tenías que mojar la punta de la pluma en el tintero para poder seguir escribiendo.

Hoy en día son muchos los artistas y diseñadores que siguen prefiriendo el uso de plumas estilográficas para sus trabajos. Comentan que la facilidad y fluidez con la que escriben no ha sido superada por ningún otro invento actual. Los creadores de comics siguen utilizando sus viejas plumas old school. Las estilográficas ofrecen menor presión sobre el papel, así que un dibujante puede pasar largar horas diseñando sin fatigarse demasiado. En la actualidad la variedad de colores de tintas para plumas es muy amplia, aunque siguen predominando el negro y azul como color de tinta preferida.

Existen infinidad de modelos de plumas estilográficas en el mercado. La gran cantidad de materiales que existen hoy en día hace posible que el catálogo de plumas sea casi infinito. Hay gente que utiliza la pluma exclusivamente para sus trabajos, pero hay personas que la utilizan para darle su sello de identidad a algunos documentos: cartas, invitaciones de bodas, cartas románticas…). Ningún bolígrafo es capaz de plasmar tu firma en un documento como lo hace una pluma estilográfica.

¿Qué es un plumín?

Es una pluma estilográfica generalmente fabricada en acero inoxidable o en oro. El plumín de acero está recubierto de un material más resistente, pues la punta del plumín se suele desgastar por el roce con el papel. Los plumines de oro suelen estar bañados en una aleación de platino, para que su durabilidad sea más prolongada que los plumines de acero inoxidable.

El plumín termina en un punto redondo de diferentes tamaños. Los puedes encontrar de tamaño fino, medio o ancho, esto ya va a depender del uso que vayas a darle a esta “herramientas de escritura”. Los dibujantes más experimentados utilizan plumines de punta oblicua o itálica, aunque verás que existen muchas más formas para dar un trazado diferente.

Ten en cuenta que al igual que una pluma estilográfica o un plumín puede hacer que tu caligrafía cambie, el tipo de papel, la presión o incluso la densidad de la tinta pueden influir en una cosa o en otra. Todo es ponerse y practicar.

Además de bolígrafos y plumas estilográficas, también puedes encontrar otros artículos relacionados con las plumas en deplumas.net

Tienda de plumas estilográficas
5 (100%) 2 votos

Última actualización el 2019-05-23 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados